El azúcar es uno de los endulzantes más utilizados en la industria alimentaria, como uno de los ingredientes de bebidas como refrescos y zumos, y también en salas. Puede tener distintas denominaciones (fructosa, glucosa, sacarosa, …). La OMS recomienda un máximo de 50 gramos por azúcar y día en el caso de adultos, aunque varios expertos aconsejan dejar esta cifra en la mitad. Con la cantidad de azúcar en refrescos y bollería, un niño ya ha consumido todo el azúcar recomendado en un día tras su desayuno.

 

Encontramos azúcar en helados, salsas e incluso galletas saladas. Un refresco puede llegar a contener hasta 9 cucharadillas de azúcar. Un estudio de la Real Sociedad de Salud Pública de Reino Unido, concluía que si en el etiquetado de los productos se pusiera el equivalente de ejercicio necesario para consumir las calorías extra del alimento, los jóvenes consumirían menos calorías. Un ejemplo: para “quemar” una hamburguesa, es necesario 30 minutos de trabajo en Elíptica. Así mismo, otro estudio pone de relieve que los beneficios de reducir de manera drástico el consumo de azúcar se nota en sólo 10 días. Para saber más, puede leer nuestro post completo